– III. Solvtio Conculium –

Los libros medievales, definian a la quinta esencia, como:
“existencia de un elemento primordial en forma de calor o espíritu ígneo, de sutil consistencia material, que estaría presente en todo el universo, dotándolo de movimiento, comunicando sus partes, y que sería capaz tanto de formar como de descomponer cualquier sustancia natural ”. Barragán, J (2011).

Característica pieza ritual: Conductor

Elemento: Agua

Propiedades medicinales: Sedante, narcótico.

Clasificación mágica: Limpia

Usos mágicos: Bastón mágico, romper hechizos, sabiduría, unión con la naturaleza.

Descripción: Este es el estado de los cardos, lo representa el Beleño negro, planta predominante en el uso de la magia y la hechicería, este representa los elementos que justamente se pretenden representar en el desarrollo plástico y conceptual de esta pieza.

En el siglo XVIII las mujeres usaban la infusión de beleño negro para la atracción física, se aplicaban unas gotas en sus ojos para dilatar sus pupilas y de esta forma lucir más bellas, Shakespeare hace uso de los cardos para atraer el sopor, envenenar y conducir a estados sobrenaturales; con el tiempo, el uso de estas plantas dejó de ser tan común, precisamente por ser esta, una planta venenosa.

Las relaciones que se manifiestan en esta pieza, son las del cuerpo femenino que representa la fuerza impulsa, la conexión entre la creación y la unión con la naturaleza, lo que establece en este caso a la quinta esencia.

Esta pieza antropomorfa femenina, de la que se desprende un cardo de beleño negro, personifica las visiones y los poderes astrales como centro y naturaleza de las cosas, materia oscura que guía a los cuatro elementos básicos del universo, agua, tierra, fuego y éter.